Los Guerreros de Xian, una historia apasionante.


También conocidos como guerreros de Terracota, son unas esculturas a tamaño real de 5000 soldados de la dinastía Qin. Pero hay muchos interrogantes que resolver: ¿Por qué se crearon? ¿Por qué estaban enterrados? ¿Quién fue su creador? ¿Por qué fueron derruidos?

Para responder a todas estas preguntas debemos remontarnos a una época muy lejana, hace más de 2200 años, cuando Qin Shi Huang se convirtió en emperador. Pero no fue cualquier emperador, sino que fue el primer emperador de China.

Él comenzó siendo rey de uno de los muchos estados que componían China antes de ser un solo reino, más concretamente del estado Qin. Cuando su padre murió y él subió al poder, tomó tres decisiones importantes que hacen hoy de China un país muy reconocido: Unificar los estados de China, crear la Gran Muralla en defensa de los Unos y construir el mayor mausoleo conocido hasta el momento.

Como podemos entender, Qin Shi Huang es uno de los personajes históricos más importantes del país. Y aunque sus grandes hazañas son dignas de admirar, vamos a centrarnos en la última: la creación del mausoleo.

La fosa más grande de los Guerreros de Xian

La fosa más grande de los Guerreros de Xian

Los Guerreros de Xian

Qin Shi Huang era un hombre al que le gustaba coleccionar joyas y piedras preciosas. Pero no las quería dejar en herencia y tampoco quería, como era de esperar, que las robaran de su tumba. El conjunto de lo que el primer emperador de China poseía era una cifra descomunal. Y se lo quería llevar todo con él.

Así fue como surgió la idea de crear un mausoleo imposible de robar. Mandó construir una fábrica en la que estuvieron encerrados más de 700.000 personas por 38 años.  Llamó a todos los escultores y artistas importantes de toda China para trabajar en el proyecto, además de un gran número de soldados que harían de modelos para las esculturas y gente que excavase las fosas.

Estas estatuas fueron escondidas, repartidas entre las 600 fosas que se cavaron. Una de ellas contendría el cuerpo y el tesoro de Qin Shi Huang una vez muriese, mientras que el resto de ellas servirían para espantar a posibles ladrones gracias a los guerreros de terracota.

Tal era su obsesión por llevarse su tesoro consigo que, una vez el trabajo fue terminado, mandó matar a todas y cada una de las persona que trabajaron en él. De esa manera, sólo su hijo y el propio Qin Shi Huang sabrían de su existencia.

El tiempo pasó, el emperador murió y fue enterrado en su mausoleo. Su hijo, Qin Er Shi, tomó el poder pero no fue para nada tan capaz como su padre. Tras un tiempo de reinado, los  miembros de la corte y del ejército, acabaron cansados de la mala conducta que tenía como emperador. Han, un importante general de Qin Shi Huang, acabó con la vida de Qin Er Shi, dando por finalizada la dinastía Qin y comenzando una nueva etapa: La dinastía Han.

El ejercito de la dinastía Han fue en busca del tesoro del antiguo emperador, encontrando algunas de las fosas y destruyendo a su paso todo lo que no relucía. Lanzaron rocas, haciendo que las esculturas que tanto tiempo habían llevado construir, quedaran reducidas a pedazos. Robaron armas y carros. Pero no lograron encontrar la tumba del emperador ni su tesoro.

Guerreros de Xi'an

Guerreros de Xi’an

A día de hoy se han encontrado sólo 3 fosas con 5000 estatuas, cada una de ellas diferente a la anterior ya que, cada una de ellas, es la perfecta representación de un soldado o general del ejército de Qin Shi Huang. Estas estatuas que podemos visitar, están siendo reconstruidas poco a poco, aunque no terminan de ser las reales.

Cuando en 1974, un campesino de la zona las encontró y lo comunicó. Entonces comenzaron a excavar y descubrieron los pedazos de los guerreros a color. Este color, a los pocos días, se perdió por el contacto con el aire. Por esto, la excavación ahora mismo se encuentra parada, a espera de una fórmula que permita mantener este pigmento natural sobre las estatuas. Mientras tanto, reconstruyen pieza a pieza las que ya han perdido su color.

A día de hoy, ni con la mejor de las tecnologías, se ha podido encontrar la fosa con el cuerpo y los tesoros del primer emperador, ni las otras cientos de tumbas que se considera que existen. Una de las teorías que plantean es que, en lugar de estar extendidas por los alrededores, las fosas fueron construidas unas encima de otras, posiblemente a unas distancias muy profundas. Un enigma que aun no sabremos cuando se resolverá.

Natalia GRL

Escritora de aventuras, viajera y maestra. Creadora de Gentedelmundo como forma de vida alternativa, para recorrer el mundo, descubrir preciosos lugares y contarte acerca de ellos. Mi meta es ayudar a todos los viajeros a hacer de sus viajes una experiencia inolvidable.
Date una vuelta por el blog, cuéntame tus dudas, tus experiencias y si te gusta lo que lees no dudes en suscribirte para no perderte nada!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *